Skip to main content

Esta prueba también está disponible en los siguientes idiomas:

Test de los dioses griegos

¿Qué dios griego eres?

Los antiguos dioses de Grecia moldearon la civilización occidental y siguen fascinando por su capacidad para expresar temperamentos y disposiciones humanas universales. Este test determinará si tienes algo en común con los dioses griegos.

¿Qué dios griego eres? Para cada una de las siguientes preguntas, indica a continuación en qué medida se corresponde contigo.

Pregunta 1 de 35

La gente suele pedirme consejo o ayuda para resolver conflictos.

En desacuerdo
De acuerdo

CONTINUAR

El Test de Dioses Griegos de IDRLabs se inspira en la metodología psicométrica y se basa en la investigación de la mitología histórica de las deidades griegas.

El test proporciona información como la siguiente:

Zeus: Zeus, el soberano de los dioses griegos y señor del cielo, es conocido por su compleja personalidad y su gran reinado sobre el Olimpo. Como rey de los dioses, la vida de Zeus se caracteriza por su interminable esfuerzo por mantener el orden y la justicia, a menudo representado blandiendo un rayo con el que azotaba a quienes desafiaban la ley divina o las normas morales. A pesar de su papel como símbolo de la justicia y protector de los débiles y los justos, Zeus también es tristemente célebre por sus numerosas aventuras románticas, a menudo marcadas por el engaño y la persecución de varias diosas y mujeres mortales, que contrastan fuertemente con los votos matrimoniales que compartió con Hera, su esposa. Esta dualidad pone de relieve la intrincada ética del antiguo panteón griego, en el que los dioses tenían defectos humanos. Zeus tenía virtudes como el liderazgo, la hospitalidad y la justicia, pero también reflejaba las complejidades de la naturaleza humana. Así, la vida y las acciones de Zeus, tal y como se conservan en los mitos, reflejan no sólo los ideales de liderazgo, autoridad y roles familiares, sino también las paradojas éticas inherentes al poder y la gobernanza.

Hades: Hades, el sombrío dios del inframundo en la mitología griega, reina sobre el reino de los muertos, un dominio rodeado de misterio e impregnado de la inevitabilidad de la mortalidad. Hermano de Zeus y Poseidón, Hades suele ser representado no como una figura malévola, sino como un gobernante severo pero justo, ya que su reino es el destino final de las almas tras la muerte. A diferencia de sus hermanos, que habitan entre los vivos, la interacción de Hades con el mundo de arriba es infrecuente, y su presencia evoca una sensación de temor y sobrecogimiento. Su matrimonio con Perséfone, marcado por el rapto y una angustiosa negociación, consolida aún más su ambigua imagen, tanto de captor como de amante apasionado. Esta compleja personalidad subraya la idea griega de que la muerte no es inherentemente mala, sino una parte inevitable y natural de la vida. El retrato de Hades, envuelto en solemnidad y silencio, desprovisto de la caprichosidad que suele atribuirse a los dioses del Olimpo, encarna la grave realidad del más allá y los misterios que escapan a la comprensión de los mortales, lo que lo convierte en una figura única entre las deidades antiguas.

Atenea: Atenea, la diosa griega de la sabiduría, la guerra y la artesanía, era famosa por su habilidad estratégica en la guerra y era venerada como una de las doce deidades olímpicas. Nacida de la frente de Zeus tras sufrir éste un intenso dolor de cabeza, era símbolo de sabiduría, valor e inspiración. A diferencia de Ares, su hermano guerrero conocido por su fuerza bruta, Atenea adoptaba un enfoque más estratégico y mesurado en la batalla, encarnando la nobleza y la rectitud. Era una diosa virgen y a menudo se la representaba con armadura, lo que simbolizaba su preferencia por el intelecto frente a las emociones y la pureza frente al deseo físico. Los valores de Atenea incluían la sabiduría, la justicia y el valor, y su postura ética estaba impulsada por el sentido del deber, la guerra estratégica y el esfuerzo heroico. Se la consideraba protectora de la vida civilizada y de las ciudades en particular. Los artesanos, así como los líderes sabios y prudentes, la veneraban porque fomentaba la inteligencia creativa y la inspiración, valorando el conocimiento y el intelecto por encima de la fuerza bruta o el poder.

Ares: Ares, el dios griego de la guerra, encarna el valor físico y la violencia indomable que estallan en los conflictos humanos. A diferencia de Atenea, cuyas estrategias estaban templadas por la sabiduría, Ares personifica la naturaleza brutal de la guerra, y a menudo se le representa como un luchador feroz e implacable. Sus valores se rigen por una ética guerrera; disfruta con el caos, el derramamiento de sangre y la conquista, deleitándose con el aspecto salvaje de la batalla. Sin embargo, esto no le hace intrínsecamente malvado, sino que representa un aspecto necesario de la experiencia humana: el impulso crudo e incontrolable que impulsa la agresión y el conflicto, a menudo necesarios para la supervivencia y la defensa. A pesar de su ferocidad, Ares muestra una faceta diferente en sus relaciones, mostrando un profundo afecto hacia Afrodita y sus diversos hijos, lo que sugiere una complejidad más allá de la típica caricatura de él como guerrero descerebrado. La ética de Ares se centra en el combate; el valor, la destreza física y la victoria en la batalla son los mayores honores, mientras que la retirada y la rendición son las mayores deshonras.

Poseidón: Poseidón, uno de los doce olímpicos de la mitología griega, era el dios del mar, los terremotos y los caballos. Era conocido por su increíble poder, su naturaleza tempestuosa y sus acciones impulsivas, a menudo representado con un tridente que utilizaba para sacudir la tierra, romper rocas y convocar olas. A pesar de su temperamento volátil, Poseidón valoraba la lealtad y era venerado por su papel en el sustento de la vida marina y equina, manteniendo un equilibrio crucial dentro de los ecosistemas del mundo. Su postura ética era compleja; podía ser benevolente y protector, sobre todo con los marinos y las ciudades que favorecía, pero también era capaz de mostrar una ira profunda y venganza cuando era deshonrado o engañado. Como figura que gobernaba reinos a menudo caracterizados por su imprevisibilidad y crudeza, Poseidón personificaba la sobrecogedora majestuosidad y las insondables profundidades del océano, imponiendo respeto pero también una saludable distancia. Sus impredecibles estados de ánimo servían de metáfora de las vicisitudes de la vida y de las fuerzas indomables de la naturaleza.

Apolo: Apolo, uno de los dioses más complejos e importantes de la mitología griega, es reconocido como el dios de la luz, el sol, la verdad, la profecía, la curación, la peste, la música, la poesía y mucho más, representando la idea de armonía y equilibrio en muchos aspectos de la vida. Nacido de Zeus, el rey de los dioses, y de Leto, una titana, la vida de Apolo está marcada por numerosas aventuras amorosas, esfuerzos artísticos y el establecimiento del Oráculo de Delfos, que se convirtió en el centro más honesto de profecía y guía del antiguo mundo griego, lo que subraya su compromiso con la verdad y la previsión. Sus valores se centran en la búsqueda de la perfección intelectual y física; a menudo se le representa como el ideal de kouros, un joven sin barba y atlético. La ética de Apolo se guía por los principios de moderación, veracidad, curación y evitación de la arrogancia; aborrece la falsedad y protege la santidad de los juramentos y la pureza del cuerpo y la mente. A pesar de su papel en la aparición de una plaga, su aspecto curativo muestra más comúnmente su compromiso ético para limpiar y erradicar la impureza y la enfermedad, símbolo de enfermedades tanto físicas como morales. La naturaleza polifacética de Apolo lo convierte en una figura de altos ideales y valores humanistas, que aboga por la armonía entre lo físico y lo espiritual, lo mortal y lo divino.

Artemisa: Artemisa, una de las deidades más veneradas de la mitología griega, es hija de Zeus y Leto y hermana gemela de Apolo. Conocida como la diosa virgen de la caza, el desierto, la luna y el parto, su vida es un símbolo de pureza, independencia y, paradójicamente, crianza y protección. Representada como eternamente joven y casta, protege muchísimo su libertad y autonomía, rechazando los papeles tradicionales de esposa y madre, al tiempo que abraza los deberes maternales en su calidad de guardiana de la naturaleza y protectora de animales, jóvenes y niños. Sus valores abarcan un profundo respeto por todas las criaturas vivas, que se refleja en su conexión con la naturaleza y su papel como supervisora del ciclo de la vida y la muerte. La ética de Artemisa se basa en un equilibrio entre la crianza y la ferocidad; es la protectora de los vulnerables, pero también muestra una fuerza implacable contra los que la amenazan o violan sus límites personales o santuarios.

El Test de los Dioses Griegos se inspira en la investigación de la literatura y las prácticas metodológicas pertinentes. Aunque el Test de los Dioses Griegos se inspira en campos de investigación, no puede utilizarse para proporcionar valoraciones clínicas o una evaluación precisa de tu personalidad. Las evaluaciones clínicas deben realizarse siempre en colaboración con un profesional de la salud mental. Para más información sobre cualquiera de nuestros tests y pruebas online, consulta nuestras Condiciones del servicio.

Test de los dioses griegos

¿Por qué usar esta prueba?

1. Gratuito. El Test de los Dioses Griegos se pone a tu disposición de forma gratuita y te permite obtener tus puntuaciones relacionadas con las deidades de la antigua Grecia.

2. Controles estadísticos. Las puntuaciones de las pruebas se registran en una base de datos anónima. Se realiza un análisis estadístico del test para garantizar la máxima precisión y validez de las puntuaciones del test.

3. Hecho por profesionales. El presente test ha sido realizado con las aportaciones de personas que trabajan profesionalmente en la psicología y en la investigación de las diferencias individuales.